Codependencia Vs Interdependencia en la pareja

codependencia

La codependencia consiste en estar total o casi totalmente centrados en una persona, un lugar o en algo fuera de nosotros mismos (fuente).

Los seres humanos dependemos de nuestras relaciones personales. El cerebro humano no se desarrolla del todo hasta los 18 años aproximadamente, por no hablar de la independencia psicológica o económica que mantenemos con nuestros padres, que suele prolongarse más tiempo.

Por otra parte, como humanos, dependemos de otras personas para cubrir nuestras necesidades sexuales, emocionales y sociales. Contacto, amistad, comunicación, afecto, aprendizaje, y las relaciones en general nos hacen estar interconectados.

Codependencia e interdependencia

Muchas personas consideran que, dado que estamos creados para la dependencia, la codependencia en la pareja es normal y no tiene que considerarse un problema. Afirman que la codependencia, en concreto, depender de una relación íntima, no sólo es natural, sino saludable y beneficioso. Consideran que la codependencia en la relación de pareja es la solución a la soledad.

Es obvio que todos tenemos necesidades de dependencia y que las relaciones saludables satisfacen esas necesidades y, en gran medida, nos benefician. Sin embargo, los interdependientes entienden que los codependientes no cultivan los beneficios de la relación.

Los interdependientes consideran que los codependientes tienen relaciones poco saludables, se relacionan con los otros con patrones de obsesión, abnegación, comunicación disfuncional y control, que resultan autodestructivos y dañinos para los demás. Suelen ser abusivos o permiten que abusen de ellos.

Puedes leer también: 18 señales de alarma sobre maltrato emocional

Codependencia en la parejacodependencia

Las parejas que funcionan con la codependencia, normalmente están en desequilibrio. Con frecuencia, hay luchas de poder y control. Puede haber un desequilibrio de poder o que un miembro haya asumido la responsabilidad del otro.

Las parejas que viven la codependencia, suelen estar ansiosas y resentidas y se sienten culpables y responsables por sentimientos y estados de ánimo de su pareja.

La codependencia se traduce en que los miembros de la pareja traten de controlar al otro para sentirse bien y satisfacer sus necesidades.

En lugar de respetar la separación e individualidad de cada uno, las parejas que actúan con codependencia, no toleran el desacuerdo y culpan al otro de sus problemas sin hacerse responsables de sí mismos.

A veces, lo que no les gusta en su pareja es lo mismo que no pueden aceptar en ellos mismos. A pesar de su dolor, pueden sentirse atrapados en la relación porque temen no poder funcionar por si solos.

Su codependencia mutua y su inseguridad también hacen que la intimidad se perciba como amenazante, ya que al ser sinceros y asumir el riesgo de ser rechazados, temen que se vea amenazada su propia fragilidad.

En la pareja que vive la codependencia, cada miembro puede parecer físicamente, e incluso mental y emocionalmente, independiente, sin embargo, a un nivel inconsciente, son dos adultos inseguros que dependen el uno del otro.

Interdependencia en la pareja

Lo que hace las relaciones saludables es la interdependencia, no la codependencia. Paradójicamente, la interdependencia requiere dos personas capaces de ser autónomas (capacidad de funcionar de manera independiente).

Cuando las parejas se quieren, es normal que se sientan unidas, deseen la cercanía, se preocupen por el otro y dependan unos de otros. Sus vidas se entrelazan y se necesitan mutuamente.

Sin embargo, en contraste con la codependencia, comparten el poder por igual y asumen la responsabilidad de sus propios sentimientos, acciones y contribuciones a la relación. Debido a que tienen una autoestima resistente, pueden manejar sus pensamientos y sentimientos por ellos mismos y no tienen que controlar al otro para sentirse bien.

Al contrario que en la codependencia, los interdependientes aceptan las diferencias de los demás y respetan la individualidad de cada uno.

Por lo tanto, no tienen miedo de ser sinceros. Pueden escuchar los sentimientos y las necesidades de su pareja sin sentirse culpable o ponerse a la defensiva.

Su autoestima no depende de su pareja, porque no temen la intimidad y la independencia no supone un riesgo para la relación. De hecho, la relación les da más libertad. 

A diferencia de la codependencia, la interdependencia les proporciona respeto mutuo y el apoyo a los objetivos personales de cada uno, pero ambos están comprometidos con la relación.

Te invito a que leas: Construyendo relaciones de pareja sanas: ¿Cómo son?

 

(173 Posts)

Licenciada en Psicología Clínica, formación en Inteligencia Emocional, Psicología General Sanitaria y Community Management. Apasionada de los complejos mecanismos de la mente y el comportamiento humanos. Creadora y administradora de la web Psicología en el Bolsillo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *