Desarrollo cognitivo: Así evoluciona la mente de los niños, según Jean Piaget

desarrollo cognitivo

Jean Piaget fue un psicólogo suizo interesado en el desarrollo cognitivo de los niños. Basándose en sus observaciones, concluyó que los niños no son menos inteligentes que los adultos, sino que simplemente piensan diferente.

Una teoría del desarrollo cognitivo

Según Jean Piaget, el intelecto de los niños evoluciona a través de una serie de etapas críticas de desarrollo cognitivo. Durante cada etapa, los niños entienden el mundo de una forma diferente. Para Piaget, los niños son como pequeños científicos que exploran activamente el mundo con el objetivo de darle sentido.

A través de la observación de sus propios hijos, Piaget desarrolló una teoría del desarrollo cognitivo que incluye cuatro etapas distintas:

  • La etapa sensoriomotora, desde el nacimiento hasta los 2 años
  • La etapa preoperacional, desde los 2 a los 7 años
  • La etapa de las operaciones concretas, a partir de los 7 años hasta los 11
  • La etapa de las operaciones formales, que se inicia en la adolescencia y se extiende durante toda la edad adulta

Conceptos clave del desarrollo cognitivo de Piaget

Para entender mejor algunas de las cosas que ocurren durante el desarrollo cognitivo, es importante primero que entendamos algunos de los conceptos que introdujo Piaget:

1.Esquemas: Los esquemas son categorías de conocimiento que nos ayudan a interpretar y entender el mundo. Según vamos viviendo experiencias y acumulando conocimientos, los esquemas se modifican o amplían para integrar el conocimiento nuevo.

Un ejemplo sería el esquema del concepto perro. El niño solo ha tenido experiencias con perros pequeños, por lo que su esquema de perro incluye las características de animal peludo, de cuatro patas y pequeño. Si el niño se encuentra con un perro grande, tendrá que modificar su esquema de perro de manera que incluya varios tamaños, para que ningún animal que cumpla esas características se quede fuera de la categoría de perro.

2.Asimilación: Es el proceso mediante el cual la nueva información se integra en los esquemas existentes. Esta integración no es del todo objetiva ya que tendemos a modificar la nueva información para que “encaje” en los esquemas que ya tenemos.

En el ejemplo anterior, incluir al animal peludo, de cuatro patas y grande en la categoría de “perro” sería la asimilación. El animal podría haber sido un lobo pero el niño no tiene esquema de este concepto, no tiene esquema de “lobo”, por lo que lo incluye en la categoría de perro.

3.Acomodación: Cuando los esquemas disponibles no pueden “acoger” conocimiento nuevo porque no “encaja”, es necesario modificarlos o la creación de otros nuevos. Es el proceso de acomodación.

Siguiendo con el ejemplo, cuando el niño ve por primera vez un gato, trata de incluirlo en esquemas que ya tiene pero no consigue encajarlo. Para integrar este nuevo conocimiento, necesitará crear un nuevo esquema de “gato” como animal peludo, con cuatro patas, pequeño, pero que “no ladra”. Además, es posible que necesite modificar su esquema de animales, para que incluya esta nueva cualidad, es decir a aquellos animales que “no ladran”.

4.Equilibración: Es para Piaget, el mecanismo que mantiene el equilibrio entre acomodación y asimilación. A medida que los niños van atravesando las diferentes etapas del desarrollo cognitivo, irán manteniendo el equilibrio entre la aplicación de conocimientos o esquemas que ya tienen (asimilación) y la adaptación de sus esquemas a los conocimientos que van adquiriendo (acomodación).

Las cuatro etapas del desarrollo cognitivo

desarrollo cognitivo

1.Etapa sensoriomotora (0-2 años): Durante esta etapa, bebés y niños pequeños adquieren conocimientos a través de experiencias sensoriales, es decir, a través de sus sentidos, y mediante la manipulación de objetos y movimientos motores básicos como los reflejos.

Empiezan a desarrollar funciones básicas de memoria y pensamiento y aprenden, también, a través de la imitación de otros. En esta etapa, los niños comienzan a asignar nombres a los objetos.

2.Etapa preoperacional (2-7 años): Es una etapa en la que el niño es especialmente egocéntrico, en la que abundan expresiones que incluyen “yo”, “mi” o “mio”. Otro aspecto característico es la falta de reversibilidad. Si dividimos un trozo de plastilina en dos partes iguales, pero una de ellas la redondeamos en forma de pelota y la otra la aplastamos en forma de platillo, el niño suele preferir la segunda porque a simple vista le parece más grande, cuando las dos son exactamente iguales.

Por otro lado, el niño empieza a desarrollar el juego simbólico, por ejemplo, utilizando una escoba a modo de caballo, y la intuición.

 3.Etapa de las operaciones concretas (7-11 años): En esta etapa, el niño ya entiende que la cantidad de materia es la misma cuando solo se modifica la forma (entiende que hay la misma plastilina, siguiendo el ejemplo anterior).

Además ya no solo utiliza los símbolos (como en el juego de la escoba de la etapa anterior) sino que es capaz de desarrollar razonamiento lógico con los símbolos (como pueden ser capacidades matemáticas básicas como la suma).

Por otra parte, abandonan parte del egocentrismo de la etapa anterior y comienzan a entender que las demás personas pueden no sentir o pensar como ellos.

4.Etapa de las operaciones formales (11 años en adelante): Durante esta etapa, el razonamiento lógico sigue desarrollándose hasta que el niño es capaz de utilizar el razonamiento deductivo y comprender conceptos e ideas más abstractas.

Pueden manejar más de una variable a la hora de resolver un problema y son capaces de encontrar soluciones alternativas a los mismos.

Para Piaget, el desarrollo cognitivo no es un proceso únicamente cuantitativo, los niños no se limitan a adquirir y acumular conocimientos. Para Piaget, durante las diferentes etapas, los cambios cognitivos son cualitativos, es decir, que la forma en que entienden y procesan el mundo que les rodea es diferente. Un niño de 8 años no solo tiene más información y conocimientos que uno de 2 sino que piensan e interpretan la realidad de diferente manera.

Por otra parte, Piaget defendía un desarrollo cognitivo activo y constructivo, no una simple copia de información del mundo. Los niños no solo adquieren esa información de una forma pasiva sino que van construyendo y transformando de forma activa su interpretación acerca de la realidad que les rodea.

Imágenes: Pixabay

(173 Posts)

Licenciada en Psicología Clínica, formación en Inteligencia Emocional, Psicología General Sanitaria y Community Management. Apasionada de los complejos mecanismos de la mente y el comportamiento humanos. Creadora y administradora de la web Psicología en el Bolsillo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *