Inteligencia emocional. ¿Qué es y qué habilidades la componen?

inteligencia emocional

En la mayor parte de los ámbitos de nuestras vidas, nuestra capacidad para entender las señales del resto de personas y la adecuación de nuestra respuesta a ello, es fundamental a la hora de alcanzar nuestro éxito personal y profesional. Nos referimos a la inteligencia emocional (EQ).

Inteligencia emocional: Mucho más que inteligencia

Las habilidades para comprender más empáticamente al otro son necesarias en todo tipo de relaciones y, actualmente, cobran importancia también en el ámbito laboral y de los negocios.

Según el teórico de Harvard, Howard Gardner “EQ (inteligencia emocional) es el nivel de capacidad para entender a otras personas, lo que les motiva y cómo trabajar cooperativamente con ellos”.

La investigación en este campo señala cinco grandes categorías de habilidades que todos debemos fomentar si queremos aumentar nuestra inteligencia emocional:

Inteligencia emocional1.La conciencia de uno mismo (self-awareness): Es la habilidad para reconocer nuestros propios sentimientos y emociones y nuestra capacidad de gestionarlos de forma adecuada.

Reconocer nuestras emociones y sus efectos, tener cierta seguridad sobre nosotros mismos y nuestras capacidades, son elementos clave de este componente de la inteligencia emocional.

Una terapia centrada en la conciencia de uno mismo: Terapia Gestalt: el camino hacia la toma de conciencia

2.La autorregulación (self-regulation): Cuando sobreviene una emoción es frecuente dejarse llevar por ella. Existen, sin embargo, técnicas para aliviar o reducir la duración de emociones negativas como la ira, la ansiedad o la tristeza.

Estas técnicas, que nos permiten ver la situación desde una perspectiva más positiva, pueden ser desde dar un largo paseo hasta la meditación.

Una correcta autorregulación implica el autocontrol de impulsos, mantener la integridad, asumir la responsabilidad de nuestro propio desempeño, adaptarnos a los cambios con flexibilidad y estar abierto a nuevas ideas.

Te puede interesar: 10 técnicas para mejorar el autocontrol

3.Motivación (motivation): La clave de este componente de la inteligencia emocional reside en tener claros los objetivos hacia los que nos dirigimos y mantener una actitud positiva hacia ellos.

De manera similiar al componente anterior, es posible reformular pensamientos negativos o de derrota por otros más positivos y útiles. Ser constantes en el esfuerzo, estar comprometidos con la meta, tener iniciativa y mantener el optimismo durante el proceso son habilidades implicadas en la motivación.

Puedes leer: 7 estrategias para desarrollar una actitud positiva

4.La empatía (empathy): Se refiere a la capacidad de reconocer cómo se sienten las personas del entorno en función de las señales que transmiten.

La persona que cuenta con este factor de inteligencia emocional se caracteriza por ser capaz de anticipar y reconocer las necesidades de los demás, cultiva y aprovecha la diversidad de oportunidades y son sensibles a las corrientes emocionales y a las relaciones de poder que se establecen en los grupos.

5.Habilidades sociales (social skills): En una sociedad como la nuestra en la que el acceso a la información es cada vez más fácil, contar con un buen “don de gentes” es un factor que resulta cada vez de mayor importancia, dentro de los componentes de la inteligencia emocional.

Las personas con estas habilidades suelen ser bastante persuasivas, se comunican con mensajes claros y eficazmente, tienen más capacidad de liderazgo y de iniciar y gestionar cambios, saben manejar los conflictos y nutrir relaciones instrumentales, se sienten cómodos trabajando en equipo, colaborando y cooperando con los demás y creando sinergia en el grupo a la hora de alcanzar las metas colectivas.

Te puede interesar: Tips para mejorar las habilidades sociales

Por norma general, la mayor parte de los psicólogos están de acuerdo en que, para alcanzar el éxito, no únicamente en el entorno laboral, sino en todas las relaciones, la inteligencia general (IQ) supone, en el mejor de los casos, un 25% del resultado. El 75% restante lo componen habilidades como las que integran la inteligencia emocional.

Imágenes: Pixabay

 

(173 Posts)

Licenciada en Psicología Clínica, formación en Inteligencia Emocional, Psicología General Sanitaria y Community Management. Apasionada de los complejos mecanismos de la mente y el comportamiento humanos. Creadora y administradora de la web Psicología en el Bolsillo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *