Mejorar la autoestima: 6 aspectos a tener en cuenta

mejorar la autoestima

¿En qué consiste mejorar la autoestima? ¿Debemos perseguir un cuerpo escultural, una mente privilegiada o alcanzar grandes logros en la vida?

Antes de preocuparnos por mejorar la autoestima es importante que tengamos claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a la autoestima.

¿Qué es la autoestima?

De forma sencilla, autoestima significa simplemente apreciarse a uno mismo por lo que es, con defectos incluidos.

Otras culturas no lidian tanto con la autoestima, tal vez por la importancia que se concede en la nuestra a indicadores materiales de la misma (qué coche tienes, a qué colegio van tus hijos, cuáles son sus calificaciones, si tu casa es grande o no, o cuál es tu nivel académico).

Te recomiendo que antes de seguir leas: Autoestima baja. Causas y consecuencias de apreciarse poco

La diferencia entre una persona con una buena autoestima y alguien que no la tiene es simplemente el reconocimiento de las fortalezas y debilidades, lo que nos lleva a plantearnos la pregunta de cómo mejorar la autoestima. Aquí os indicamos algunos aspectos.

Aspectos relevantes a la hora de mejorar la autoestima

Las personas con una buena autoestima son capaces de sentirse bien con ellos mismos por lo que son, apreciar su propio valor, y se enorgullecen de sus habilidades y logros.

También reconocen que, aunque no son perfectos y tienen defectos, esos defectos no juegan un papel determinante en sus vidas o en cómo se ven a sí mismos. Para mejorar la autoestima, estos son algunos pasos que puedes dar.

1. Mejorar la autoestima: inventario de autoestima

No se puede arreglar lo que no se conoce. Este es uno de los planteamientos básicos de la terapia cognitivo-conductual (TCC).

Antes de ponernos a trabajar sobre cómo mejorar la autoestima, tendremos que invertir tiempo suficiente en la identificación de los pensamientos irracionales que nos minan el amor propio, para poder modificarlos.

Las generalizaciones del tipo “soy muy malo, soy una mala persona, soy torpe, soy inútil”, son mentiras simples que nos decimos a nosotros mismos y que nos impedirán mejorar la autoestima ya que acaban por convencernos de que son ciertas. Pues bien, no lo son.

Todos nos venimos abajo de vez en cuando pero la solución no es revolcarse en el fango ni identificarnos con esos pensamientos, sino reconocer nuestros defectos y seguir adelante.

Para mejorar la autoestima, hazte con un folio y divídelo en dos partes. En la columna izquierda escribe “Debilidades” y en la derecha “Fortalezas”.

Rellena las columnas con 10 aspectos en cada lado que consideres como tales. A priori pueden parecer muchas. Verás que no lo son. En caso de que te atasques en el proceso, haz memoria y apunta cosas que recuerdes que otras personas han dicho sobre ti.

El listado que has elaborado es tu inventario de autoestima y te permitirá ver las cosas que te dices a ti mismo y es posible que, si trabajas algunas de esas debilidades, puedas hacerlas cambiar de columna.

2. Mejorar la autoestima: establecer expectativas realistasmejorar la autoestima

Nada acaba con nuestra autoestima más que establecer expectativas poco realistas. Grandes o pequeñas, si no son realistas nos acabarán impidiendo mejorar la autoestima.

Es necesario establecer expectativas acordes a nuestras circunstancias. Sobreestimar nuestras capacidades nos puede llevar hacia un concepto distorsionado de nosotros mismos que derivará en frustración e incertidumbre al no obtener los resultados que esperamos.

Por el contrario, subestimar nuestras capacidades nos puede llevar a no actuar por falta de confianza en nosotros mismos, de forma que no demos opción a que cambie ese concepto negativo sobre nosotros mismos, perpetuando la baja autoestima.

Puedes leer: 9 estrategias para aumentar la confianza en uno mismo

3. Mejorar la autoestima: deja a un lado el perfeccionismo, cuentan los logros… y los errores

La perfección es simplemente inalcanzable para cualquiera de nosotros. Nunca vas a ser perfecto. Nunca vas a tener el cuerpo perfecto, la vida perfecta, la relación perfecta, los hijos perfectos, o el hogar perfecto.

Nos deleitamos en la idea de la perfección, porque vemos mucho de ella en los medios. Pero es simplemente una creación artificial de la sociedad. No existe.

Para mejorar la autoestima, debemos centrarnos en alcanzar nuestros logros personales. Reconocernos a nosotros mismos por nuestro valor real. Pequeños logros diarios o logros más a largo plazo. La clave está en llegar a nuestras metas, saltando de pequeña meta en pequeña meta.

Recuerda que el mérito se mide teniendo en cuenta el punto desde el que partimos y el lugar al que llegamos, por lo que es una cuestión individual que no admite comparaciones con otros. No hay dos personas que cuenten con las mismas capacidades y circunstancias.

Es importante también, a la hora de mejorar la autoestima, mirar con perspectiva los errores que cometemos. Nuestros errores no nos hacen peores personas, todos los cometemos.

Es interesante que nos tomemos los errores como oportunidades para aprender y mejorar. En ningún caso debemos condenarnos a nosotros mismos por cometerlos.

Puedes leer: Superar el miedo a cometer errores

 4. Mejorar la autoestima: explórate

“Conócete a ti mismo” es una frase que habrás escuchado mil veces y nos anima a iniciar la auto-exploración.

Este ejercicio para mejorar la autoestima no consiste sólo de conocer nuestras fortalezas y debilidades, sino también abrirse a nuevas oportunidades, nuevos pensamientos, probar algo nuevo, nuevos puntos de vista, nuevas amistades, abrir la mente en general.

A veces, cuando nuestra autoestima ha sufrido un buen golpe, sentimos que no tenemos nada que ofrecer al mundo porque no “tenemos valor”. Puede que, simplemente, no hayamos encontrado todo lo que tenemos que ofrecer, cosas que ni siquiera hemos considerado o pensado todavía. Para mejorar la autoestima, tendremos que asumir el riesgo y probar cosas que por norma general no probaríamos.

Es interesante que leas: Abrir la mente. Una cuestión de actitudes

 5. Mejorar la autoestima: renovar el autoconcepto

Una buena autoestima es inútil si se basa en una versión anterior de nosotros que ya no existe. “Solía ​​ser bueno en muchas cosas en las que ya no lo soy”.

Para mejorar la autoestima, no debemos quedarnos atrapados en ese pensamiento, sino que debemos reconocer que las habilidades o capacidades van cambiando con el tiempo y, de la misma forma que unas se pierden, se ganan también otras nuevas que antes no teníamos. Nuestro autoconcepto debe ajustarse a lo que somos en cada momento.

6. Mejorar la autoestima: deja de compararte

Las comparaciones son odiosas, y lo son precisamente por esto. Si queremos mejorar la autoestima, debemos evitar las comparaciónes con los demás.

La única persona con la que podemos compararnos, como avanzaba arriba, es con nosotros mismos pues solo nosotros tenemos nuestras circunstancias.

Si crees que otra persona es mejor que tú en algún aspecto, debes considerar que, casi con seguridad, no estás pensando en esa persona dentro de sus circunstancias.

¿De dónde viene esa persona?, ¿qué vida ha llevado?, ¿qué acontecimientos ha atravesado?. Si no hay igualdad de condiciones la comparación siempre es injusta. Recuérdalo.

Trabajar para mejorar la autoestima no es fácil. Modificar un atoconcepto negativo requiere tiempo y esfuerzo, pero nos debemos a nosotros mismos percibirnos de forma realista y ajustada.

El amor propio es la base del bienestar emocional y el “escudo” que nos protegerá durante toda la vida.

Imágenes: Pixabay 

(173 Entradas)

Licenciada en Psicología Clínica, formación en Inteligencia Emocional, Psicología General Sanitaria y Community Management. Apasionada de los complejos mecanismos de la mente y el comportamiento humanos. Creadora y administradora de la web Psicología en el Bolsillo.

Deja tu comentario

Los campos marcados con * son requeridos. A pesar de solicitar tu dirección de email, no será publicada a la hora de poner un comentario.