fbpx

Adictos al sexo: El placer como vía de escape

Inicio / Conceptos / Adictos al sexo: El placer como vía de escape
adictos al sexo

Un número creciente de hombres y mujeres son adictos al sexo en busca de tratamiento. Esto es, en parte, resultado de la cada vez más infinita variedad de contenido sexual en Internet, y en parte, resultado de la fácil accesibilidad de asociación sexual anónima a través de aplicaciones de smartphones y redes sociales.

Se estima que entre un 3-6% de la población general de Estados Unidos son adictos al sexo, con uno mismo o con otros.

Sin embargo, la actual falta de un diagnóstico clínico universalmente reconocible (combinado con la escasez de investigación financiada con fondos públicos y la vergüenza y el estigma cultural en relación con los trastornos sexuales en general) probablemente evite que muchos más individuos adictos al sexo identifiquen el problema y busquen ayuda.

Tradicionalmente, la mayoría de los pacientes hospitalizados y adictos al sexo ambulatorios (aproximadamente el 85 por ciento) han sido varones adultos. Sin embargo, cada vez hay más datos acerca de mujeres que también luchan con el trastorno y están buscando ayuda.

Cómo es el comportamiento de los adictos al sexo

A continuación se muestra una breve descripción de comportamientos comunes exhibidos por los adictos al sexo:

  • Masturbación compulsiva, con o sin pornografía
  • Abuso continuo de porno (suave y duro)
  • Múltiples relaciones esporádicas y breves relaciones «serias»
  • Asistencia a club de streaptease, librerías para adultos o entornos centrados en el sexo
  • Prostitución o relaciones con prostitutas
  • Uso compulsivo del cibersexo
  • Relaciones sexuales anónimas con personas conocidas online o en persona
  • Patrón recurrente de prácticas sexuales de riesgo
  • Buscar experiencias sexuales sin tener en cuenta las consecuencias a corto o largo plazo
  • Exhibicionismo o voyeurismo
  •  Adictos al sexo: ¿Cómo es su adicción?

Para los adictos al sexo, la experiencia sexual en sí, puede, con el tiempo, estar cada vez menos ligada al placer y más a sentimientos de alivio o escape. Experiencias que, en general, son señal de una vida saludable y placentera, se vuelven obsesivas, secretas y motivo de vergüenza.

Los adictos al sexo abusan de la fantasía sexual, incluso en ausencia de relaciones sexuales u orgasmo, para encontrar los intensos sentimientos de trance que proporciona temporalmente el desapego emocional y la disociación de los factores estresantes de la vida.

Puedes leer: El estrés: Definición y síntomas

La investigación sugiere que estos sentimientos de los adictos al sexo, a menudo descritos como «la burbuja» o «trance», son el resultado del proceso neuroquímico inducido por una liberación, basada en la fantasía, de adrenalina, dopamina, endorfinas y serotonina, no muy diferente a la que tiene lugar en una respuesta de «lucha o huida».

Con el tiempo, las fantasías ocultas, rituales y actos de los adictos al sexo pueden conducir a una doble vida de mentiras, a sí mismo y a otros, manipulación, división, racionalización y negación.

Estas defensas permiten a los adictos al sexo, escapar temporalmente de sus sentimientos básicos de baja autoestima, miedo al abandono y depresión o ansiedad. Como una fantasía sexual, los adictos al sexo abusan de este comportamiento en un intento de satisfacer las necesidades emocionales insatisfechas.

Te puede interesar: Autoestima baja: Causas y consecuencias de apreciarse poco

Para los adictos al sexo, el comportamiento sexual, normalmente se lleva a cabo en secreto, en un contexto de aislamiento social, y en ausencia de una relación íntima genuina. El problema puede tener lugar independientemente del éxito exterior, la inteligencia, el atractivo físico, o compromisos de relaciones íntimas existentes.

Adictos al sexo: La adicciónadictos al sexo

De manera similar a los criterios para otros trastornos adictivos, la adicción sexual se caracteriza por:

  • Pérdida de control sobre los pensamientos y comportamientos sexuales
  • Progresión en la frecuencia e intensidad de la actividad sexual
  • Consecuencias negativas a raíz de los comportamientos sexuales
  • Pierde cantidades significativas de tiempo, así como el interés en otras actividades, como resultado de sus actividades sexuales
  • Irritabilidad, actitud defensiva y enfado al tratar de detener un comportamiento sexual determinado

Es necesario recordar que, como todos los trastornos, reconocidos o no, la adicción al sexo supone un deterioro significativo de la vida de los adictos al sexo y la mejor decisión que pueden tomar es ponerse en contacto con un especialista.

Sobre el Autor

María
Psicóloga general sanitaria y directora el proyecto Psicología en el Bolsillo. Ver perfil en menú principal. Si una terapia no nos enseña algo a los dos, psicólogo y paciente, no ha sido una buena terapia. :)

Deja un comentario

Suscríbete a Psicología en el Bolsillo

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y llevar la Psicología siempre en el Bolsillo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 208 suscriptores

*Nota: Al suscribirte, estás aceptando nuestra política de privacidad. Tus datos no serán proporcionados a terceros y NO recibirás Spam.
A mí tampoco me gusta el Spam 🙂

mantenimiento web

Uso de cookies

Usamos Cookies para controlar el tráfico de visitas de nuestra web, no almacenamos datos personales. Al continuar en nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies