fbpx

La autoestima no se dice, se hace

Descubre por qué tienes baja autoestima y aprende a fortalecerla.

¿Sientes que te pones siempre en último lugar?

¿Te afecta en exceso lo que otras personas opinen sobre ti?

¿Tienes baja confianza en ti mism@ y no te sientes capaz de hacer cosas que otras personas hacen?

Una baja autoestima puede manifestarse de muchas maneras pero seguramente hayas detectado en ti aspectos como estos:

El concepto que tienes de ti mismo es negativo: consideras que no eres una persona valiosa y que no hay demasiado que los demás puedan valorar en ti.

Te cuesta mucho decir que NO: a menudo haces o dices cosas que no sientes ni piensas por miedo al enfrentamiento o a lo que otras personas puedan pensar de ti.

Inconstancia o baja motivación: aunque haya objetivos o metas que te ilusionen, la mayoría de las veces no empiezas proyectos o haces cambios porque das por hecho que no lo conseguirás.

Intolerancia a las críticas: no puedes evitar sentirte herido/a cuando alguien te hace una crítica aunque sea constructiva y tiendes a ponerte a la defensiva y responder con ataques.

Lo primero que debes tener claro

Una autoestima sana no aparece de la noche a la mañana o simplemente repitiéndote que te quieres y te valoras.

Una buena autoestima se desarrolla con constancia y consistencia: vas a necesitar poner en marcha diversas estrategias y cambiar la manera en que haces o piensas muchas cosas.

Las experiencias vitales pueden hacer fluctuar nuestra autoestima por lo que debemos reparar los aspectos que se vayan dañando para mantenerla sana.

Una autoestima sana es un factor de protección, es decir, te protegerá de otros problemas de carácter psicológico o emocional.

Para construir una autoestima sana es necesario:

Explorar de dónde viene la idea que tienes de ti y de quién eres, y qué piensas de ti ahora. Analizar tu autoconcepto.

Revisar tus creencias y los aspectos que no te gustan de ti, descubrir los valores en los que crees y empezar a comportarte en línea a ellos. Empezar a ser quien quieres ser.

Aumentar el conocimiento que tienes acerca de ti, de tus deseos y necesidades, y empezar a establecer tus límites o líneas rojas, comunicándolo a otras personas de manera saludable y eficaz. Saber quién eres y comenzar a darle el valor que tiene.

Sesiones de terapia en 2020

1

Algunas de las personas con las que he trabajado

TerapiaOnline

En nuestras sesiones aprenderás a:

Conocer tus fortalezas y tus debilidades. Revisaremos el estado de tu autoconcepto actual y qué factores afectan o han afectado a tu autoestima.

Determinar cuáles son tus valores. Analizaremos qué es valioso e importante para ti en realidad y qué estás haciendo para acercarte a esos valores.

Reconocer tu valor tanto a ti mismo/a como a los demás. Aumentará tu conocimiento sobre ti y tus valores, y aprenderás a poner límites a personas o situaciones que traspasen tus líneas rojas, aumentando tu confianza y seguridad.

Puede que tengas alguna de estas dudas

Ya he estado en terapia antes y no ha funcionado

Tal vez no te sentías cómodo con la forma de trabajar de tu psicólogo, quizás existen resistencias o miedos en ti de los que no eres consciente, o puede que no llegaras a sentir verdadero compromiso con tu proceso terapéutico. La terapia cognitivo-conductual ha demostrado científicamente su eficacia por lo que si no nos ha ayudado, hay algo que debemos estar pasando por alto.

Creo que mi problema no es para tanto

Con frecuencia tendemos a normalizar ciertas dificultades por el simple hecho de que nos parecen «pequeñeces». Con la autoestima ocurre parecido, pensamos que no necesitamos una terapia porque «no estamos locos», solo somos inseguros. Lo cierto es que los estudios señalan a la baja autoestima como un factor que predispone (es decir, que te hace vulnerable) a desarrollar otros problemas psicológicos o emocionales como la depresión, la ansiedad, los celos patológicos, etc. Así de importante es.

No puedo permitirme una terapia psicológica

Este es un pensamiento que tienen muchas personas y que les impide buscar ayuda, pero en la mayoría de los casos no es real. Piensa en qué otras cosas empleas tu dinero y observa que, más que una cuestión económica, es una cuestión de prioridades. Si bien es cierto que al inicio de la terapia es recomendable tener una sesión semanal, el proceso puede llevarse a cabo también con una o dos sesiones al mes, aunque el avance sea algo más lento. Lo importante es siempre el compromiso contigo mismo/a.

Así es Psicología en el Bolsillo

Sesiones de terapia psicológica online, a través de videollamada, desde el dispositivo y el lugar que elijas.

Ejercicios y herramientas en PDF para trabajar entre sesiones diferentes aspectos, y obtener resultados más rápidos y en mayor profundidad.

Acceso a bonos y promociones exclusivos para pacientes de Psicología en el Bolsillo, para hacer más fácil tu proceso.

SESIÓN 50€

SOLO HASTA COMPLETAR AGENDA

Menú