fbpx

Cuando las relaciones fallan

Detecta tus patrones relacionales y aprende a desarrollar relaciones sanas.

¿Crees que sigues algún patrón que se repite en tus relaciones?

¿Sientes que quieres en mayor medida que los demás y que la gente termina siempre decepcionándote?

¿Tienes la sensación de que no puedes confiar en otras personas?

O por el contrario, ¿crees que las personas te demandan o exigen demasiado y todo eso te agobia?

Las relaciones pueden fallar en muchos aspectos pero algunos de ellos pueden estar señalando dificultades relacionales:

Todo es perfecto al principio: al comienzo de conocer a alguien piensas que es muy especial y que todo es perfecto pero al tiempo te decepciona y empiezas a reclamar lo que había antes, sintiendo que se aleja cada vez más.

No sientes reciprocidad: sientes que siempre te implicas o preocupas más que la otra persona por la relación y terminas sintiendo frustración.

Sientes miedo y ansiedad en tus relaciones: cuando tienes una relación convives con el miedo o la incertidumbre sobre si la otra persona siente lo mismo que tú.

Conductas de protesta: sueles poner en marcha conductas o actitudes orientadas a que la otra persona reaccione o muestre mayor interés como provocar celos, discusiones, hacer el vacío o «pagar con la misma moneda».

Lo primero que debes tener claro

No todas las personas se relacionan de la misma manera ni tienen las mismas necesidades de cercanía o afectividad..

Las relaciones son cosa de dos y ambas partes deben decidir remar en el mismo sentido para que funcione, por lo que siempre habrá aspectos sobre los que no tengas ningún control.

En muchas ocasiones no nos damos cuenta de patrones inconscientes de relación que ponemos en marcha y que terminan acercándonos al mismo tipo de personas y llevando a cabo las mismas conductas.

Si estos patrones no se hacen conscientes y se sanan no podremos salir de la espiral de las relaciones disfuncionales de cualquier tipo: amistades, parejas o familia.

Para relacionarte de manera sana es necesario:

Reconocer qué buscas en tus relaciones y de qué manera tratas de obtenerlo. Identificar tu estilo relacional.

Detectar estrategias disfuncionales que resultan tóxicas o perjudican tus relaciones y tu bienestar en ellas. Identificar tus conductas no saludables.

Revisar y reforzar los aspectos clave de las relaciones sanas: comunicación, autoestima, seguridad, confianza e interdependencia. Desarrollar vínculos de relación saludables.

Sesiones de terapia en 2020

1

Algunas de las personas con las que he trabajado

TerapiaOnline

En nuestras sesiones aprenderás a:

Conocer tus necesidades y patrones. Revisaremos tus verdaderas necesidades emocionales y afectivas, y los motivos que te impiden satisfacerlas.

Detectar relaciones tóxicas y gestionarlas. Identificarás cuándo una relación empieza a dañarte, el motivo y qué puedes hacer al respecto, para repararla o abandonarla.

Desarrollar habilidades relacionales. Desarrollarás una mejor comunicación, autoestima, confianza y seguridad en tus relaciones, aprendiendo a establecer límites al tiempo que reconoces y respetas los de la otra persona.

Puede que tengas alguna de estas dudas

Ya he estado en terapia antes y no ha funcionado

Tal vez no te sentías cómodo con la forma de trabajar de tu psicólogo, quizás existen resistencias o miedos en ti de los que no eres consciente, o puede que no llegaras a sentir verdadero compromiso con tu proceso terapéutico. La terapia cognitivo-conductual ha demostrado científicamente su eficacia por lo que si no nos ha ayudado, hay algo que debemos estar pasando por alto.

Mi problema no es tan grave

Las relaciones muchas veces funcionan como un espejo en el que nos reflejamos. Los patrones o mecanismos que ponemos en marcha en las relaciones hablan de quiénes somos nosotros y de las heridas que arrastramos del pasado. Cuando en las relaciones aparecen problemas de manera recurrente debemos detenernos y examinar qué hay detrás de ello ya que en muchos casos encontramos traumas, baja autoestima, inseguridad, dependencia y otros problemas emocionales que, de no trabajarse, seguirán destruyendo nuestras relaciones.

No puedo permitirme una terapia psicológica

Este es un pensamiento que tienen muchas personas y que les impide buscar ayuda, pero en la mayoría de los casos no es real. Piensa en qué otras cosas empleas tu dinero y observa que, más que una cuestión económica, es una cuestión de prioridades. Si bien es cierto que al inicio de la terapia es recomendable tener una sesión semanal, el proceso puede llevarse a cabo también con una o dos sesiones al mes, aunque el avance sea algo más lento. Lo importante es siempre el compromiso contigo mismo/a.

Así es Psicología en el Bolsillo

Sesiones de terapia psicológica online, a través de videollamada, desde el dispositivo y el lugar que elijas.

Ejercicios y herramientas en PDF para trabajar entre sesiones diferentes aspectos, y obtener resultados más rápidos y en mayor profundidad.

Acceso a bonos y promociones exclusivos para pacientes de Psicología en el Bolsillo, para hacer más fácil tu proceso.

SESIÓN 50€

SOLO HASTA COMPLETAR AGENDA

Menú